Un proyecto de sensibilidad floral

 

Sensibilidad.
La sensibilidad es la capacidad de sentir, de emocionarse. Texturas, colores, olores. Dejarse llevar y guiarse por los sentidos. Unos sentidos que buscan la harmonía, la paz y el bienestar.

 

Evocar la esencialidad.
La belleza natural de las flores, sus gestos, poses, movimientos. Descubrir lo que no se ve. Encontrar la harmonía en los matices y contrastes. La modesta sencillez.

 

Disfrutar la belleza del después.
Mirar más allá de lo fresco y reconciliarse con la vejez. Apreciar el paso del tiempo y disfrutar de sus diferentes lecturas. Redefinir lo efímero.

 

Diseño como vocación.
Llevar la profesión a la artesanía. Partir de una idea, dotarla de utilidad y ejecutarla con una belleza atemporal.

 

Respeto y conciencia.
Amamos nuestro entorno. Nuestro modelo de negocio está basado en valores sostenibles. Colaboramos con productores locales a los que conocemos de forma estrecha. Apostamos por las flores de temporada y los materiales naturales y biodegradables.